Patitos de goma y cámaras de fotos: Sorprendentes viajantes marinos

Isaac Abril 25, 2013 0
Recuperada cámara después de atravesar 8.000km de océano

Recuperada cámara después de atravesar 8.000km de océano

Seguramente es de todos conocido el “naufragio de los patitos de goma” en el que en 1992 una tormenta arrojó varios contenedores de un carguero al mar, rompiendose uno de ellos y arrojando unos 29.000 juguetes de goma a la deriva y que servirían para estudiar las corrientes marinas superficiales.

A la cámara de Lindsay Scallan, de Newnan (Georgia, EE.UU.) le pasó algo parecido.

En agosto de 2007, Lindsay se llevó su cámara (una Canon PowerShot A520) y su carcasa sumergible a unas vacaciones a Hawaii. Durante una inmersion nocturna en Kaanapali la perdió. Con lo que nos imaginamos fue un enfado considerable, Lindsay sumió la perdida no solo de la cámara, si no de todas las fotos de sus vacaciones.

Seis años y unos 8.000 kilómetros más tarde la cámara encalló en una playa de Taiwan.

Recorrido de la cámara de Lindsay

Recorrido de la cámara de Lindsay

Pero si la cámara hubiese meramente encallado, la historia terminaría aquí. La encontró Douglas Cheng y Tim Chuang, empleados de China Airlines.

Sorprendentemente, tanto la cámara como la tarjeta de memoria como las pilas aún funcionaban perfectamente. Esto hay que leerlo más de una vez para realmente entender lo complicado de este suceso.

Veamoslo por partes.

La tarjeta de memoria funciona – Tampoco sorprende mucho puesto que es memoria en estado solido y es muy estable.

La carcasa sique siendo estanca – Aunque es para lo que están hechas, no es lo mismo el uso normal que reciben que seis años en el agua.

Las cámaras (y muchos dispositivos electrónicos en general) tienden a fallar tras un periodo prolongado de desuso. Sobre todo pasa con las cámaras de la “quinta” de una PowerShot A520. Que después de seis años sin uso alguno siga funcionando sin problemas no es muy habitual.

Pero lo que es casi tan improbable como que la cámara llegase a la playa y Douglas y Tim la encontrasen es el hecho de que las pilas todavía funcionasen. Y no solo por el tiempo transcurrido, si no también por el rango tan extremo de temperatura que sin duda han aguantado durante esos seis años a la deriva.

La PowerShot A520 de Lindsay Scallan

La PowerShot A520 de Lindsay Scallan

En ninguna de las fotos disponibles se aprecia la marca de las pilas, pero son realmente una buena inversión.

Después de este breve inciso, seguimos con la historia.

Una vez limpiada la carcasa (estaba cubierta de percebes), Douglas y Tim pasaron varias horas estudiando las fotos y pudieron rastrear el nombre de un catamarán “Teralani 3” que descubrieron estaba registrado en Maui.

La aerolínea taiwanesa creó entonces una página en facebook “China Airlines is looking for you” donde publicaron algunas de las fotos de Lindsay pidiendo a la gente que ayudase a encontrarla para devolverle su cámara. También se pusieron en contacto con Hawaii News Now para intentar encontrar a la dueña.

Tan solo dos días después la encontraron gracias a la identificación de una amiga de Lindsay.

China Airlines se ofreció a pagarle el viaje de Georgia a Taiwan y vuelta para hacerle entrega de la cámara pero con tan mala suerte que Lindsay se acababa de cambiar de trabajo y no dispone de tiempo para poder realizar el viaje.

Via | PetaPixel

Dejar una respuesta »

A %d blogueros les gusta esto: